Urbanismo inicia acciones para mejorar la seguridad en obras abandonadas

URBANISMO CULMINA DOS RELEVANTES ACCIONES DEMANDADAS POR LOS CIUDADANOS DENTRO DEL PLAN DE FACHADAS

La Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Puerto del Rosario, que dirige Roberto Padilla, ha finalizado los trabajos de tapiado de los huecos que permitían el acceso al interior del edificio en construcción, paralizado desde 2012, entre las calles Hernán Cortés y Pelayo, conocido como Edificio Arista, en el Barrio de El Charco.

Esta intervención tiene como objetivo restablecer las condiciones de seguridad en la zona por la que habitualmente jugaban muchos niños del barrio, además de recuperar la franja peatonal existente en las calles en las que se sitúa dicha construcción.

El Consistorio Portuense cumple así con el plan de acción que había puesto en marcha para evitar la proliferación de construcciones en situación de abandono, con el consiguiente peligro que pudiera generar para la ciudadanía. Este procedimiento consiste en el requerimiento a los propietarios responsables de las edificaciones que se encuentran en mal estado, para que asuman sus obligaciones, y la apertura de expedientes de orden de ejecución a todas aquellas edificaciones y obras paralizadas que no se mantengan en condiciones óptimas.

En este sentido y en el marco del Plan de Fachadas que lleva a cabo el Ayuntamiento de Puerto del Rosario desde 2011, se ha procedido a retirar, por motivos de seguridad, las placas metálicas y elementos de anclaje que componían la cubierta de las instalaciones industriales destinadas a prefabricados de hormigón, colindantes al CEIP Puerto Cabras.

Estos trabajos se realizan con el fin de garantizar la salubridad, ornato público y decoro, y otras actuaciones de carácter estético que no generarán peligro para los vecinos ni para los niños que cada día acuden al centro escolar aledaño a la edificación.  

Desde el área de urbanismo se recuerda a los vecinos que periódicamente se realizan controles en las grúas instaladas en las obras paralizadas por parte de una empresa homologada, que certifica que cumplen con los requisitos de seguridad establecidos, así como su inmediato desmontaje en el caso de apreciar la existencia de algún riesgo para los ciudadanos.

                                   Puerto del Rosario, a 24 de enero de 2017