Piso tutelado para personas con trastornos mentales

UN PISO SUPERVISADO PARA ENFERMOS MENTALES

  • El Ayuntamiento y ASOMASAME firmaron en el día de hoy, 24 de junio de 2014, un convenio para materializar el proyecto “Piso supervisado para personas con trastornos mentales graves”.
  • El piso es fruto de  una donación de un empresario majorero, cuenta con una subvención del Cabildo de unos 15.000 €, mientras que el Ayuntamiento se hará cargo del mantenimiento del inmueble.

                        El Pleno del Ayuntamiento de Puerto del Rosario, en sesión ordinaria celebrada el pasado 26 de mayo, aprobaba por unanimidad de todas las fuerzas políticas representadas, la sucripción del Convenio de colaboración entre el Consistorio capitalino y la Asociación Majorera para la Salud Mental ( ASOMASAME) para desarrollar el proyecto denominado “Piso supervisado para personas con trastornos mentales graves”.

            En el día de hoy, martes, 24 de junio de 2014, se materializaba la firma del convenio entre el Alcalde de Puerto del Rosario, Marcial Morales, y el Presidente de la Asociación, Matías López.

            Marcial Morales, Alcalde capitalino, señalaba en su intervención la suma de muchos esfuerzos, Ayuntamiento, Cabildo, Gobierno de Canarias y por supuesto, de manera especial, de la propia asociación, un colectivo muy activo y  comprometido que cuenta entre sus miembros con personas con muchas capacidades para presentar este tipo de iniciativas, con mucho rigor e impecables desde el punto de vista técnico.

            Alejo Soler, Concejal de Servicios Sociales en el Ayuntamiento de Puerto del Rosario, presente en el acto destacaba la finalidad del proyecto de  disponer de una vivienda digna y estable, al tratarse de una necesidad básica y esencial de cualquier ciudadano, para estas personas, y contribuir a su plena integración social de manera autónoma.

            Por su parte Matías López, Presidente de Asomasame, calificaba el acto de la fima como de “hecho histórico”, que recompensaba muchos años de esfuerzo  y dedicación en lograr que el piso para personas con trastornos mentales, sea pronto una realidad.

            Victor Alonso, Consejero de Bienestar Social en el Cabildo majorero, adelantó que se trata de una primera experiencia que pronto tendrá continuidad en otros municipios gracias al esfuerzo de todas las partes, como en el caso de Puerto del Rosario.

            Se trata de la primera experiencia en la isla relacionada con este ámbito de pacientes  con enfermedades mentales severas. Según datos del Servicio Canario de Salud se calcula en unas 300 personas con esta patología en la isla, de las cuáles unas 40 tendrían algún problema residencial.

            El piso se ocuparía con 3 pacientes derivados el propio SCS y el inmueble contaría con una aportación del Cabildo en concepto de la contratación de personal especializado en labores de supervisión y la propia colaboración del Ayuntamiento que sería el encargado del mantenimiento del inmueble.

            Desde el Ayuntamiento se valora la necesidad de que las personas con enfermedades mentales graves cuenten con opciones de alojamiento y servicios residenciales en la comunidad para no limitar y obstaculizar seriamente muchos de los esfuerzos de rehabilitación e integración que se realicen. Por ello, un sistema de servicios comunitarios que pretenda atender e integrar de un modo lo más normalizado posible a las personas con problemas de salud mental debe priorizar y organizar una adecuada cobertura de sus necesidades de alojamiento y atención residencial, precisando para ello de una vivienda, manutención, determinados cuidados básicos como aseos, autocuidados, medicación, organización cotidiana, etc.

            Dentro de las alternativas de alojamiento necesarias en Fuerteventura, los pisos supervisados ofrecen a personas con dificultades para atender sus demandas de alojamiento  o en situación de riesgo de marginación, un recurso residencial que les posibilita poder residir  en una vivienda normalizada y un medio para avanzar en su proceso de rehabilitación.

 

Puerto del Rosario, a 24 de junio de 2014