COMUNICADO de la Perrera municipal de Puerto del Rosario

En Puerto del Rosario, a 21 de septiembre de 2022.- Tras ciertas informaciones vertidas recientemente en distintos medios y redes sociales, desde el Ayuntamiento de Puerto del Rosario se pone en conocimiento de la ciudadanía que las eutanasias que se llevan a cabo en la Perrera municipal sólo se acometen de manera puntual y bajo cumplimiento riguroso con lo establecido en la Ley 8/1991, de 30 de abril, de Protección de los Animales.

La eutanasia se realiza siempre bajo un estricto control veterinario, según establece el Decreto 117/1995, de 11 de mayo, por el que se aprueba el Reglamente de la Ley 8/1991, de 30 de abril, de Protección de Los Animales, y solamente en situaciones de emergencia y extrema necesidad, en aquellos animales que cuentan con menos posibilidades de ser adoptados, ya sea porque presentan patologías crónicas, agresividad, tienen edad avanzada, o porque llevan muchos años en las instalaciones, evitando, de esta manera, el hacinamiento de los animales alojados en las instalaciones municipales.

Hay que resaltar y reiterar que desde la Concejalía de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Puerto del Rosario se fomenta, en todo momento, la adopción de los perros y la lucha contra el abandono. Lamentablemente, cuando se ven desbordadas las instalaciones de la perrera municipal debido al abandono animal en el municipio, dando lugar a una sobresaturación del límite de la ocupación de la perrera, impide mantener unas buenas condiciones de bienestar animal dentro de las instalaciones.

El objetivo en la perrera municipal por parte de la Concejalía de Bienestar Animal es siempre mantener sacrificio cero y que la mayoría de los perros que llegan a las instalaciones sean dados en adopción lo más pronto posible, ya sea con la colaboración ciudadana, difundiendo cuáles son los perros en adopción de la perrera, o mediante otras entidades.

El Ayuntamiento de Puerto del Rosario defiende y arropa la actuación profesional de la veterinaria de la perrera municipal, respetando siempre su criterio y buen hacer al frente de su responsabilidad.